Los celos patológicos "¿Celos@ yo?"

Los celos patológicos "¿Celos@ yo?"

Los celos sanos consisten en una preocupación por la posible pérdida de una persona amada o malestar por la relación real o imaginada que esa persona tiene con alguien más. Quienes sienten este tipo de celos prefieren que sus parejas permanezcan con ellos y no desean que tengan una relación demasiado íntima con nadie más. Esto a veces causa algunos problemas en la pareja pero no son demasiado serios ni producen un malestar intenso a ninguno de los miembros de la pareja.

Por el contrario, los celos patológicos están acompañados de intensos sentimientos de inseguridad, auto-compasión, hostilidad y depresión y suelen ser destructivos para la relación.

“Pero las almas celosas no se pagan de tal respuesta. No son siempre celosas con motivo, son celosas porque son celosas. Los celos son un monstruo que se engendra y nace de sí mismo”
― William Shakespeare

Conviene distinguir entre los celos normales, que cualquier persona puede sentir en un momento dado sin que suponga un problema, y los celos patológicos.

La diferencia entre ambos tipos de celos está en que en vez de preferir y desear que su pareja esté sólo con él o ella, las personas con celos patológicos, están exigiendo o demandando que su pareja no debe, bajo ningún concepto, implicarse con otras personas. Al estar utilizando un pensamiento rígido, basado en exigencias absolutistas que no admiten más posibilidad que el cumplimiento de sus deseos, estas personas perciben la posibilidad de una infidelidad como algo terrible (siempre que exijas que algo tiene que ser como tú quieres que sea, en vez de solamente preferirlo, considerarás horrible la mera posibilidad de que no sea así).

De este modo, vigilará cada gesto de su pareja hacia otra persona para tratar de prevenir e impedir que llegue a suceder eso que considera tan terrible e insoportable. En cambio, cuando una persona utiliza un pensamiento flexible, se dice a sí misma cosas como «Deseo mucho que mi pareja esté sólo conmigo, pero es libre de elegir lo que quiere, y si me deja será doloroso y frustrante pero no será algo terrible, ni insoportable, ni me matará». La persona que piensa de este modo puede estar preocupada, pero no aterrorizada ante la posibilidad del abandono, ni necesitará estar constantemente en guardia por si sucede eso tan temido.

Los sentimientos de hostilidad provienen de creencias como: «si mi pareja me deja sufriré mucho; por tanto, no puede dejarme y si lo hace es una persona horrible que merece el castigo».

De este modo se ven con derecho a llegar incluso a la violencia. Es decir, quien piensa así, considera que sus deseos son órdenes para los demás y antepone sus propios deseos y bienestar al de su pareja: «como a mí me dolería mucho que me dejaras, no eres libre para hacerlo».

Entre estas creencias irracionales se encuentran las siguientes:

1) La pareja que yo he elegido debe amarme mucho y en todo momento mientras yo quiera que sea así. 

2) Es terrible que mi amor no sea correspondido y eso hace que mi vida sea horrible.

3) No puedo soportar que mi pareja no me quiera tanto como yo a ella/él.

4) Dado que no he logrado que mi pareja me quiera como tendría que haber hecho, soy una persona inadecuada e indigna de amor.

5) Si mi pareja me deja, nunca encontraré a nadie a quien amar y seré infeliz toda mi vida porque no puedo ser feliz sin un/a hombre/mujer.

Cuanto antes te libres de estas ideas irracionales y falsas, antes superarás ese problema con los celos y podrás tener una relación más satisfactoria.

Recuerda, te podemos ayudar aún más y en especial para tu caso, al programar una consulta psicológica con nosotros en www.inside-psicologia.com

ENVIAR COMENTARIO

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *